Blog

Llegada del frío: aislamiento en los hogares

El confort doméstico y el ahorro que conlleva una vivienda optimizada para reducir el consumo de energía ha mejorado la concienciación sobre las ventajas del aislamiento térmico en viviendas y edificios

El confort y bienestar en un hogar está muy relacionado con mantener una temperatura interior agradable y estable, independientemente de la estación del año, lo que puede lograrse con un nivel de aislamiento en los hogares adecuado. Prácticamente el 25% del consumo energético y de las emisiones de CO2 en España provienen de los edificios, y más de la mitad de este consumo está directamente relacionado con la falta de un nivel de aislamiento adecuado. A este hecho se suma nuestra alta dependencia energética y la escalada de precios de la energía.

Ante esta situación, el aislamiento térmico es una solución sostenible para los edificios, aunque la vivienda es la principal inversión que muchos españoles abordan a lo largo de toda su vida, y luego cuesta afrontar reformas o rehabilitaciones a no ser que se consideren absolutamente imprescindibles. A este hecho se suma que las más de 23 millones de viviendas construidas antes del año 2005 en España sin ninguna medida de aislamiento en los hogares o muy deficiente, lo que convierte a nuestros edificios en auténticos depredadores de energía.

Por suerte, esta situación ha ido cambiando en los últimos años, debido a la creciente concienciación sobre las ventajas que el aislamiento térmico ofrece en las viviendas y edificios. Las razones de este cambio son las mejoras que genera en el confort doméstico y el ahorro que conlleva una vivienda optimizada para reducir el consumo de energía, además de los beneficios económicos de los planes estatales y autonómico, lo que permite amortizar estas inversiones en un plazo no superior a los cinco años.

El aislamiento en los hogares es la medida térmica más sostenible que se puede tomar en la reforma de una vivienda, ya que además de ahorrar energía reduce la emisión de gases con efecto invernadero. Entre los beneficios de una vivienda bien aislada, destacan los que inciden en la salubridad, como la mejora del aislamiento acústico y la eliminación de condensaciones, humedades y posibles zonas enmohecidas.

¿POR DÓNDE EMPIEZO A AISLAR MI VIVIENDA?

Entre los elementos a tener en cuenta a la hora de plantear una rehabilitación de aislamiento en los hogares, destacan las cubiertas, fachadas y cerramientos acristalados, aunque otros como las tuberías o los conductos son importantes debido a las grandes pérdidas de energía.

Otro de los puntos clave para mejorar el aislamiento en los hogares son las ventanas, optando por sistema de PVC con doble acristalamiento de aislamiento térmico, y en el interior existen soluciones de mejora, como inyectar material aislante en el caso de que la vivienda tenga una cámara de aire, o bien una solución aislante sobre la pared y techos que posteriormente se cubren con una placa de yeso laminado. Por último, y en el caso de los suelos, se recomienda hacer inversiones cuando linda con zonas no habitables como un garaje, procediendo en estos casos a aplicar una solución aislante bajo el solado decorativo.

MULCONSA, especialista en obra nueva, centros médicos, proyectos técnicos y decoración e interiorismo, ofrece en su cartera de servicios la reforma de viviendas y rehabilitación, entre los que se incluyen las mejores opciones para el aislamiento integral de su vivienda o edificio.

PIDE PRESUPUESTO GRATUITO