Blog

Reformas en Granada para estructuras de hormigón

MULCONSA, como expertos de reformas en Granada ofrece solución al desgaste que sufre cualquier tipo de estructura de hormigón expuesta a la intemperie. Prevenimos de los posibles problemas derivados de la carbonatación, lo que requerirá de reformas a medio o largo plazo.

La consecuencia más importante del proceso de la carbonatación es el cambio de pH en la zona superficial del hormigón. A consecuencia de ello, el hormigón pierde su capacidad para proteger la armadura que alberga y, por tanto, esta queda expuesta a un paulatino deterioro en forma de corrosión por oxidación.

Se trata de un problema muy grave, ya que, debido a la oxidación, la armadura va desprendiéndose de sucesivas capas de hierro, que, transformadas en óxido, generan un aumento del volumen que ocupaba originalmente la armadura. Provocan una enorme fuerza interna, que, por tracción, acaba propiciando la aparición de fisuras en el hormigón.

De ahí la importancia que cobra poder recuperar adecuadamente este tipo de estructuras, sobre todo, en la rehabilitación de espacios.

Las grietas y fisuras producidas por este tipo de patología del hormigón estructural son de muy diversa tipología, pero, en concreto, las debidas a un proceso de oxidación presentan una alineación de forma paralela con las aristas o la conclusión del elemento constructivo al que afectan y siempre con una configuración geométrica recta.

Un síntoma muy identificativo del avance de la oxidación interna es el mayor o menor grado de la profundidad de las grietas. Cuanto mayor es el tamaño, más avanzado se encuentra el grado corrosion del hierro.

El análisis y diagnóstico de esta patología debe ser realizado por un técnico competente, experto en la reparación y rehabilitación de estructuras, para, posteriormente, proceder a su reparación.

El proceso de reparación del hormigón requiere de un trabajo minucioso, ya que de su correcta ejecución dependerá la estabilidad del edificio cuya estructura ha sido reparada. Por tanto, es lógico pensar que se trata de un trabajo de carácter vital, ya que está en juego la integridad de los ocupantes del inmueble.

El proceso de reparación de la estructura pasa, en primer lugar, por picar el hormigón hasta alcanzar el hierro. Una vez al descubierto, hay que limpiar bien el hierro de óxido, de modo que quede brillante y pasivo, frente al proceso corrosivo. Por último, hay que reconstruir el elemento mediante la aplicación de microhormigón de alta resistencia, hasta restituir su geometría y sección original.

Es posible efectuar este tipo de reformas en Granada, si acudes a empresas especializadas, que emplean productos para realizar el tratamiento adecuado y son capaces de extender una garantía de diez años sobre el trabajo.

Una incorrecta ejecución provoca una reaparición de la oxidación y la posterior fisuración. Por ello, tanto si se trata de una obra nueva en Granada como de la realización de cualquier reparación, es indispensable contar con los mejores profesionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

PIDE PRESUPUESTO GRATUITO